PERO.

Genialidad! Gracias por ser tan lúcido en este tema. Sigue escribiendo porfavor, saludos!

PERO. En los últimos cuatro días he leído demasiadas veces esa palabra. Normalmente introduciendo una adversativa tras una declaración de buenas intenciones de perogrullo. «Condeno el uso de la violencia PERO». «Estoy a favor de la libertad de expresión PERO». Hablo, claro, de las reacciones al atroz, terrible crimen que varios terroristas cometieron en París y que acabó con las vidas de diecisiete personas, entre ellas cinco dibujantes de la revista Charlie Hebdo, blanco del ataque. En un primer momento, cuando sucedió, me quedé completamente bloqueado. Incapaz de reaccionar, ni mucho menos de escribir sobre lo que había pasado. No quería escribir en caliente, no quería decir cosas en público de las que luego pudiera arrepentirme. Quería tener cierto duelo antes de hablar, porque el dolor en ocasiones no es buen consejero. Y esto me ha dolido muchísimo. Necesitaba distancia y cierta reflexión. Por desgracia, fui de los pocos…

Ver la entrada original 1.962 palabras más

Autobienvenida a la Red

Bueno, nada, pues héme aquí…¿Quién lo diría? Porfin me animé a armar mi propio Blog, estas especies de diarios, semanarios o mensuarios donde se puede escribir lo que mejor se le ocurra en el momento, lo que esté pasando por su cabeza tal como una flecha atraviesa rauda el viento, o lo que esté hospedado en la misma desde  tiempos pretéritos. Francamente me convencieron, creo que necesitaba de varios años para percibir la necesidad de escribir en un Blog y así drenar esa energía del Kundalini universal que se suele agolpar en cada uno de nosotros y literalmente enviarnos contra las cuerdas sino se hace. He concientizado lo magnífica de esta herramienta 2.0 para la intercomunicación de la forma más Demos que podamos encontrar con nuestros congéneres, eso y ya está, aprender con humildad a ser leído y a ser criticado, opinado e incentivado por toda aquella persona que tenga algo que decir, manifestar o afirmar. Pues nada, aquí estamos. Allez-y!

“De Javier Montes de Oca”